Crowdfunding: La nueva forma de financiación analizada desde la perspectiva de la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas

El Diario La Ley publica un artículo de Jesús Granados Sánchez analizando la regulación de las Plataformas de Financiación Participativas, más conocidas como Crowdfunding. ¿El marco jurídico vigente garantiza una prevención suficiente frente al blanqueo de capitales o las estafas? Granados, abogado especializado en derecho penal económico y en prevención de la responsabilidad criminal de la persona jurídica, responde.

Por Jesús Granados Sánchez

Como todo fenómeno social (en este caso de carácter internacional) con transcendencia financiera, ha sido necesaria su regulación legal a fin de determinar los límites y requisitos que deben exigirse para dotar de garantías a este nuevo sistema de financiación, en el que actúan como intermediaras las Plataformas de Financiación Participativas (PFP), gestoras de estos «crowdfunding». En España la Ley 5/2015 regula los parámetros en los que pueden y deben actuar las Plataformas de Financiación Participativa (PFP), que en definitiva son Sociedades de Capital (1), previamente autorizadas y registradas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, cuyo objeto social exclusivo consiste en poner en contacto a inversores con promotores de proyectos.

Como elementos fundamentales que caracterizan estas plataformas podemos reseñar:

1. El medio utilizado para lograr el contacto entre los clientes son páginas web u otros medios electrónicos similares, como ya anticipamos al principio de este artículo.

2. Los inversores deberán ser una pluralidad de personas físicas o jurídicas que ofrecen financiación a cambio de un rendimiento dinerario.

3. Los promotores son personas físicas o jurídicas que solicitan financiación en nombre propio para destinarlo a un proyecto concreto de financiación participativa.

4. La Ley 5/2015 sólo prevé dos formas de financiación participativa: mediante préstamo —«crowdlending»— o mediante inversión en acciones, participaciones, u otros valores —«crowdfunding» propiamente dicho—. (Quedan por tanto sin expresa regulación otros tipos de «crowdfunding» como por ejemplo aquellos en los que la inversión sólo otorga el derecho al nuevo producto o a un descuento en el mismo).

Continuar la lectura del artículo "Crowdfunding: La nueva forma de financiación analizada desde la perspectiva de la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas" (La Ley, 27 de septiembre de 2016).